La concentración de coches americanos con mayor antigüedad de España es uno de los ingredientes más espectaculares del desfile del Día de América en Asturias. Declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional, este evento lo organiza desde hace más de 70 años la Sociedad Ovetense de Festejos, SOF.

Y no lo decimos nosotros, sino los expertos en la materia, tanto historiadores como organizadores. Entre ellos, Fernando de la Hoz, director de la Feria Internacional del Vehículo Clásico ‘Ciudad de Oviedo’ y colaborador de la Enciclopedia Británica del Automóvil.

Y es que el desfile de los grandes coches americanos se remonta a la primera edición del Día de América en Asturias del año 1950. Han pasado, pues, 72 ediciones en las que nunca han faltado los coches. Ni siquiera cuando, a consecuencia de la pandemia del covid, se suspendió el desfile de carrozas y grupos folclóricos. Los coches, por su parte, siguieron concentrándose en Oviedo para recorrer sus calles más céntricas, ajenos a las restricciones impuestas a otros espectáculos.

El primer desfile del Día de América en Asturias del año 1950 contó con tan solo doce carrozas. Al frente de la comitiva iba una sección motorizada de la Policía Local. Tras ella circuló cerca de medio centenar de flamantes «haigas», antes de las carrozas, entre las que se intercalaban grupos folclóricos y bandas de música.

Tal fue el éxito de la concentración de los enormes coches americanos, que desde entonces es uno de los pasos más esperado del desfile.

 

haigas-1-dia de america en asturias

Impresionantes los coches americanos de época que desfilan por las calles ovetenses.

 

¿A qué se debe el nombre de ‘haigas’?

 

Cientos, miles fueron los asturianos que en la última década del siglo XIX y primera mitad del siglo XX hubieron de emigrar allende el Atlántico.  Dejaron atrás sus familias y sus hogares en busca de nuevas oportunidades que el terruño no alcanzaba a darles. La mayoría de ellos, gente del campo sin apenas estudios y que hablaban un español donde la ignorancia lingüística se mezclaba con el dialecto asturiano.

A pesar de estos obstáculos, gracias a su incansable laboriosidad y a una fuerza de voluntad inquebrantable, cientos de aquellos asturianos lograron enriquecerse. Entonces, cuando el emigrante lograba alcanzar un estatus social y pecuniario en América, era proclive a mostrar ostentosos aires de riqueza. Pero el oro no era capaz de borrar el origen rural que delataba su acento y sus expresiones, mitad vulgarismos, mitad asturianismos en sus diferentes variedades.

Así, cuando se une la petulancia del rico con la ignorancia del inculto, se logra acuñar la expresión: ‘el más grande que haiga’. Quizás la haya utilizado algún emigrante triunfador a la hora de comprar un coche en el continente americano ; si bien es más probable que fueran sus convecinos del terruño los que la usaran para mostrar la admiración por el tamaño de aquellos coches. O para ironizar sobre una supuesta incultura o la precedencia aldeana del propietario, así como criticar su pomposa y exhibicionista apariencia de indiano ricachón.

Indiano. Otro vocablo acuñado por la emigración. Se denominaba así al emigrante que retornaba rico de las Américas. El indiano era el que traía consigo los coches de marcas americanas, la mayoría de los modelos de grandes dimensiones. De ahí el dicho que el indiano pedía, al comprar un coche, ‘más grande que haiga’.

 

haigas-3-dia de america en asturias

Cerca de un centenar de coches de marcas americanas llegaron a desfilar en alguna edición del Día de América en Asturias

 

Grandes modelos en la concentración de coches americanos

 

Nada más lejos de la realidad. El 90% de los modelos de las marcas más famosas de la industria automovilística americana de la época es de tamaños desproporcionados. También las marcas europeas más notorias fabricaron hasta los años cincuenta modelos de grandes medidas.

Otra cuestión es que en Europa, y sobre todo en Asturias, no estaba la población acostumbrada a ver tales coches circulando por las carreteras. Por eso llamaban tanto la atención a grandes y pequeños.

El caso es que el Día de América en Asturias se convirtió en la excusa perfecta para ver aquellos cochazos. Tanto los indianos que habían regresado como aquellos que pasaban el verano en su tierra natal se concentraban en Oviedo para ‘pasear’ sus coches. Y, de paso, también a sus hijas.

Cada año los grandes Pontiac, Plymouth, Chrysler, Chevrolet, Lincoln, Cadillac, Dodge, Buick, Studebaker, Oldsmobile, Mercury desfilan por Oviedo logrando la admiración de los asombrados espectadores. En los vehículos antes acompañaban al propietario sus hijas, sobrinas, nietas; ahora, los conductores viajan con figurantes vestidos de época.

Porque el desfile de los ‘haigas’ americanos es un fijo imprescindible del desfile desde 1950. Y seguirá constituyendo la concentración de coches americanos con mayor antigüedad de España.

 

haigas-4-dia de america en asturias

Pontiac, Plymouth, Chrysler, Chevrolet, Lincoln, Cadillac, Dodge, Buick, Studebaker, Oldsmobile, Mercury…, decenas y decenas de marcas automovilísticas americanas han circulado por las calles de Oviedo desde 1950.