La emigración asturiana es el símbolo del Día de América en Asturias.

Porque el Día de América en Asturias es algo más que un multicolor desfile que se celebra cada año en la ciudad de Oviedo. Es todo un símbolo de exaltación y homenaje al emigrante.

En efecto, la célebre y turística fiesta nació como acto de homenaje a los asturianos que a finales del siglo XIX y principios del XX se vieron forzados a emigrar al continente americano en busca de nuevas oportunidades.

La idea de agasajar la figura del emigrante nació en 1949. Entonces, el Pleno del Ayuntamiento de Oviedo aprobó constituir un “Patronato de Protección al emigrante pobre y desvalido que desee regresar a la patria y no cuente con medios”.

En consecuencia y con tal fin, debía construirse igualmente un “Hogar del emigrante”.

Sin duda dos buenas iniciativas a las que también debían sumarse el resto de corporaciones locales de la región. Además de la Diputación Provincial, que enseguida saludó la idea y anunció una aportación de medio millón de pesetas.

 

La Oficina de América

 

En 1953 se creó la Oficina de América, vinculada desde su nacimiento con el Día de América en Asturias. Sus objetivos fueron: enaltecer la figura del emigrante; rendir tributo al ‘indiano’ adinerado que regresaba desbordando generosidad para ayudar con las necesidades de sus lugares de origen; y favorecer el regreso de aquellos otros que no disponían de medios para cumplir su deseo de vuelta a su patria

La Oficina de América solicitó un año después al Ministerio de Educación Nacional la apertura en la Universidad de Oviedo de una cátedra de América, “dedicada a exaltar los lazos comunes de historia, cultura, religión e idioma que nos unen con aquel Continente”.

La cátedra fue inaugurada en el curso de 1955. En 1960 ya se registra la matriculación de 7 estudiantes hispanoamericanos en la Universidad de Oviedo. Al año siguiente, eran 14 alumnos y en 1964 se sobrepasaban los 50 estudiantes, agrupados en un Círculo de Estudiantes Americanos constituido por la Oficina de América, que les prestaba el apoyo económico necesario.

La Oficina de América también comenzó a organizar, desde 1955, un acto de exaltación al emigrante en el Paraninfo de la Universidad de Oviedo en la mañana del Día de América en Asturias.

El acto académico consistía en una conferencia pronunciada por destacadas personalidades. Inauguró el ciclo Valentín Silva Melero, rector de la Universidad y director del Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA). Tras la exposición científica se procedía al tributo de las autoridades a la “abuela del emigrante”, elección que se hizo tradicional desde entonces.

 

Federación Mundial de Sociedades asturianas

 

Además del acto de exaltación al emigrante y homenaje a la abuela, la Oficina de América recibió el encargo de organizar los Congresos de Sociedades Asturianas. El primero se celebró en 1958 y reunió en Oviedo a representantes de los entonces 106 centros regionales repartidos por América y Filipinas (todavía no existían los europeas).

En la segunda edición se decidió crear la Federación Mundial de Sociedades Asturianas (germen del actual Consejo de Comunidades Asturianas). La secretaría permanente se constituyó -y ostentará desde entonces- en la Oficina de América. Por consiguiente, en su sede se encontraban archivadas las direcciones de los asturianos con residencia en el extranjero.

En 1964 estaban censados 58.200 emigrantes asturianos. Como dato de su intensa labor, reseñar que un año antes la Oficina de América había practicado 10.910 gestiones. De ellas, 314 fueron trabajo de investigación y localización de personas. En 298 casos hubo resultado positivo.

Ese mismo año de 1963 la Oficina de América emitió un programa semanal en  Radio Oviedo sobre asuntos de índole cultural, social y económica de América. Al mismo tiempo, editó una publicación bimensual, “Mundo Hispánico”, con noticias sobre los distintos centros regionales.

Además de estas labores sociales y académicas, la Oficina de América se encargaba también de ‘reclutar’ a los indianos que veraneaban en la región. La intención era que participasen en el desfile del Día de América en Asturias: ya fuese como patrocinadores; ya como espectadores; o simplemente circulando con sus impresionantes “haigas” en el desfile.