‘Un himno. Hay que componer un Himno para el Día de América en Asturias’, propuso un directivo de la Sociedad Ovetense de Festejos, SOF. Corría principios de los cincuenta. La iniciativa fue muy bien acogida en aquella reunión que pretendía introducir novedades al acto lúdico que rinde homenaje a los emigrantes asturianos. La fiesta cada vez era más importante y su fama se extendía por toda España e Hispanoamérica. Una marcha pondría la nota sonora al desfile y haría llegar su eco a cuantos emigrantes habían leído sobre ella pero desconocían su idiosincrasia. No en vano, a mitad del siglo XX las noticias visuales aún no llegaban a todos los rincones.

 

Letra de Luis Arrones

 

Dicho y hecho. La SOF encargó primero la letra al escritor y colaborador en prensa Luis Arrones Peón (Oviedo, 1925-2001), muy vinculado con la sociedad de festejos. Apasionado por la música y el folclore regional, suya es la trilogía La mar, El campo y La mina, con música de Francisco Casanovas Tallardá. En el campo investigador, estudió la Historia Coral de Asturias y la Historia de la ópera de Oviedo, entre otras obras. También firmó obras de teatro que representaron por las compañías de Felipe Villa, José Manuel Rodríguez y Antonio Medio. Títulos como Un señoritu en la aldea, Cayo-y el pelo o Esfoyaza forman parte del legado teatral costumbrista asturiano.

Una vez recibida la letra, la composición musical del himno fue ofrecida al compositor Cristóbal Ruyra Ruescas, director entonces de la banda de música municipal.

 

Música de Cristóbal Ruyra

 

Ruyra nació en Ciudad Real en 1897 y en su ciudad dirigió con gran éxito la banda de música (desde 1927) y otras agrupaciones musicales. Es autor, además, de numerosas composiciones, entre ellas una conocida zarzuela manchega: Tierras llanas. En 1952 se trasladó a Oviedo, donde fallecería 7 años más tarde.

Durante su estancia en Oviedo, Ruyra no olvidó sus orígenes y siempre defendió su procedencia manchega. De tal manera que él prefería utilizar el gentilicio popular culipardo antes que el oficial de ciudadrealeño, como los ovetenses se sienten carbayones con orgullo. Precisamente por ese sentimiento de apego y nostalgia a su tierra se le encargó la música del Himno para el Día de América en Asturias. No en vano, con la marcha se pretendía despertar el sentimiento de añoranza a los emigrantes en ultramar por su tierra patria. Y, viceversa, excitar en los familiares afectados el recuerdo por quienes habían tenido que emigrar allende los mares.

Dada la época en que se compuso, la letra del himno habla de la morriña del emigrante que vive en ultramar. De los recuerdos de infancia en su pequeña tierra natal. De las ganas del retorno para ver a la familia dejada atrás. De los ruegos a la Virgen de Covadonga, patrona de Asturias, para que los sueños se lleguen a cumplir.

En cuanto a la música, también la época influye en su composición. El himno suena a una auténtica marcha militar, con sus sones de tristeza y sus potentes estrofas triunfales finales.

Una vez compuesto, el Himno del Día de América en Asturias fue estrenado en el desfile del 23 de septiembre de 1955. Nunca más se volvió a interpretar hasta 2011.

 

Nace el disco

 

Después de su estreno, se decidió grabar la Marcha en disco con el fin de conservarla para el futuro. Se encargó la producción y edición de un EP a Discos Columbia, compañía donostiarra por entonces líder en España. Participaron en la grabación: la Banda Municipal de Música de Avilés, bajo la batuta de Vicente Sánchez Benito. Y el Orfeón de Avilés, dirigido por Mario Ramón Fernández García, actuando como solista R. Rodríguez Fernández del Viso.

Al tratarse de un EP (extended play), cuya duración está intermedia entre el Single y el LP, en el disco figuraba otros 2 temas por su cara B. Columbia aprovechó un disco que había grabado en 1955 al Coro Santiaguín para completar el nuevo dedicado al Himno del Día de América en Asturias.

Aquel primigenio disco de la Agrupación Langreana Coro Santiaguín, dirigida por Ángel Curto Barrón, contaba en la cara A con 2 canciones. ‘La foguera de San Juan’ (canción asturiana a cuatro voces) de Eduardo Martínez Torner. Y ‘Romería asturiana’ (caxigalina asturiana a cuatro voces y solista), con José Castaño como barítono. En la cara B se incluyó ‘Soy de Langreo’ (canción popular asturiana), de duración más larga que las anteriores.

La compañía discográfica publicó su EP con el Himno del Día de América en Asturias en su cara principal. Y en la B, aprovechó las dos canciones que en el disco anterior del Coro Santiaguín figuraban en la A.

El disco con el Himno al Día de América en Asturias salió al mercado en el año 1960.

 

 

portada disco himno dia de america en asturias

Carátula del disco con el Himno-Marcha del Día de América en Asturias.

 

 

LETRA DEL HIMNO MARCHA DEL DÍA DE AMÉRICA EN ASTURIAS

 

CORO

Astures americanos

que a la patria retornáis

con emoción nuestra canción

ofrenda es en vuestro honor.

Tambor, gaita y maracas,

con marimba y guitarrón,

su acorde estrecha los lazos

de amistad y recio amor.

Y cuando de vuelta estéis

en este patrio suelo

y evoquéis y recordéis

este amado y bello cielo

valuaréis con fuero interno

este abrazo fraterno

que os da la ciudad de Oviedo,

como este amor sincero,

desde el llano a la montaña

con que Asturias vibra de emoción.

¡Gloria al astur trabajador!

SOLO

Esos campos y esos lares

que abandonaste al marchar

y que tras muchos azares

vuelves hoy a contemplar,

llenan tu pecho de calma

y el corazón de alborozo

porque revive en tu alma

cuando marchaste de mozo,

cuando a los tuyos dejaste,

el hogar y la tierrina,

y la suerte confiaste

a tu Virgen la Santina.

CORO

Quiere Asturias pagar su tributo

lanzando al viento

este canto al amor y al trabajo

que os permitió

unirnos más que nunca gozando

de este momento

para lanzar un ¡Viva! el corazón.

 

En el año 2011 se recuperó el Himno para el Día de América en Asturias durante el desfile del 19 de septiembre. Fue interpretado por la Banda de Música Ciudad de Oviedo, dirigida por su titular, Francisco Vigil Sampedro.